Menú

Filtros

  • Resultados obtenidos en

Flu Vaccine Now Available for Immediate Shipment - While Supplies Last
MEJORES PRÁCTICAS: Todo lo que debe saber acerca de la desinfección de superficies

MEJORES PRÁCTICAS: Todo lo que debe saber acerca de la desinfección de superficies

¿Quién es el responsable?
Designe a una persona que sea responsable principal de la limpieza y desinfección de las superficies ambientales y el equipo médico. Durante el horario de atención, podría ser un miembro del personal designado para limpiar o reemplazar regularmente las superficies de mucho tráfico y las que entran en contacto con los pacientes, como manijas, grifos, salas de espera, juguetes, plumas del registro, mostradores y hasta los lados de las mesas y camas de los pacientes, donde pueden colocar las manos para apoyarse al ponerse de pie. Después de horas, el trabajo puede hacerlo algún contratista externo. Sin embargo, deberán recibir capacitación y recordatorios frecuentes.

¿Qué productos de limpieza?
Está disponible una amplia gama de productos de limpieza para el control de infecciones, registrados por la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés), específicamente para usarse en instalaciones del cuidado de la salud, a fin de romper el ciclo de transmisión de gérmenes. Al seleccionar los productos apropiados para su consultorio, los criterios principales suelen ser el costo, la seguridad, la compatibilidad del producto con la superficie y la conformidad de los empleados. Las opciones por lo general incluyen toallitas húmedas o aerosoles listos para usarse. Para desinfección de áreas de nivel intermedio, resulta efectivo utilizar toallas o aerosoles desinfectantes con base de cloro o peróxido de hidrógeno contra una amplia gama de microorganismos. Las áreas que requieren bajo nivel de desinfección, con superficies duras y no porosas, son las que tienen menor riesgo de difundir infecciones y se pueden limpiar con un desinfectante cuaternario más suave. Revise los lineamientos de OSHA para recomendaciones específicas y siga de cerca las instrucciones de los fabricantes de los productos, prestando especial atención a los tiempos de espera necesarios para matar microorganismos específicos.

¿Con qué frecuencia se debe limpiar?
Si bien es importante ser diligente y consistente en su régimen de limpieza de superficies, la frecuencia de la limpieza variará en función del tipo de elementos con los que cuente y de su ubicación. Las habitaciones de los pacientes y otras áreas de desinfección de nivel intermedio, donde ocurre la mayor parte de la interacción con los pacientes y otras personas, deben desinfectarse más a menudo que las áreas de desinfección de nivel bajo. Las primeras, que incluyen las áreas de atención de pacientes, habitaciones de preparación de medicamentos y los cuartos de baño, se deben limpiar al menos una vez al día; por supuesto, si se trata de una zona especialmente concurrida, o si se sabe que ha tenido contacto directo con sangre, diarrea o vómito, o está visiblemente sucia, debe limpiarse después de que el paciente la haya ha utilizado. Las segundas, que incluyen elementos de bajo riesgo como mesas en las salas de espera o teclados de computadora, no necesitan limpiarse a diario, a menos que se sepa que se han contaminado.

Independientemente del tipo de limpieza y desinfección que se esté llevando a cabo, el miembro del personal encargado de la limpieza debe tomar todas las precauciones de seguridad adecuadas. Esto puede incluir el uso de guantes y mascarillas quirúrgicas o mascarillas para procedimientos en función de los productos que se utilicen y de la zona que se esté limpiando y la verificación de la etiqueta de los productos de limpieza para obtener instrucciones específicas.

Gastar dinero para ahorrar dinero

Aunque el aumento en la frecuencia y minuciosidad de la desinfección de superficies ambientales en los consultorios médicos pueden dar lugar a gastos adicionales en productos de limpieza y suministros, estos costos, sin lugar a dudas, no serán tan enormes como la carga financiera en la que incurre un consultorio cuando ocurre un brote de alguna enfermedad. Por ejemplo, un brote severo de una enfermedad sumamente contagiosa puede conducir a un incremento en los costos, escasez de personal y reducción de los ingresos en el consultorio afectado.


Información adicional sobre desinfectantes de superficies:

Material educativo para optimizar las soluciones de marketing para su consultorio:

Pautas y recomendaciones:

Centro de recursos útiles: